Haz clic aquí

ago 24

Posted by Cos on agosto 24, 2011. Filled under Sin categoría.

De entre todas las fotos que tenía de ella, sus favoritas eran las de aquel verano de piscina y calor abrasador, sin montañas ni playas ni nada que les recordara el hogar. Él aún usaba la analógica de su hermana y ella aún vestía la piel rosada de vello rubio que se ponía durante el invierno. El sol se deslizaba por los ángulos frágiles de su cadera huesuda y él le hacía fotos mientras se entregaba al sol. A su estómago, a las costillas entrevistas y al entrecejo fruncido que nunca la abandonaba, ni en aquel verano lejos de cualquier motivo por el que fruncirlo.

About this entry:

This entry was posted on Miércoles, agosto 24th, 2011 at 19:51 and is filed under Sin categoría. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Personal Information (required)
(required)